Crónica sobre o Ninho, no FIMO 2018. Publicado por Toni Rumbau

Titeresante, 11 de Junho 2018

‘O NINHO’, DE PARTÍCULAS ELEMENTALES

“Se pudo ver en la Casa do Povo de Ovar, el nuevo espectáculo acabado de salir del horno de la compañía Partículas Elementales, autora de uno de los proyectos más sólidos de los títeres del norte de Portugal. ‘O Ninho’ constituye un reto de esos difíciles que las compañías gustan a veces plantearse, la de crear una obra para niños sin palabra alguna. Una dificultad que Carlos Silva, autor y único intérprete de la obra, multiplica todavía más al trazar una vía dramatúrgica basada en un estricto minimalismo: un único escenario, un único personaje principal, dos o tres elementos complementarios y una sencilla pero muy bien trabada banda sonora.


El riesgo asumido por Silva, bien complementado con el trabajo plástico de Leonor Bandeira, fue tan mayúsculo como mayúsculo fue el resultado conseguido: una obra que conecta de imaginación a imaginación con los espectadores, niños y mayores. En efecto, el minimalismo del estilo de Partículas Elementales es idóneo para captar la atención de los pequeños, que deben crear su propia historia a partir de los signos elementales de la representación: los pequeños sonidos del personaje que sustituyen las palabras, la historieta del huevo y del pajarito recién nacido, los micro-movimientos que se suceden en el pequeño espacio donde se desarrolla la obra. Pues cuando se reduce la acción a lo mínimo, cualquier detalle, por pequeño e insignificante que sea, cobra un relieve enorme. Todo ello basta para trazar el entramado de una historia sencilla que cuenta secuencias básicas de la vida dejando que la inventiva del público elabore sus propias conclusiones y sus desenlaces. Interesante saber que la obra partió de estos simples versos de un poema de Miguel Torga:

Sei um ninho.
E o ninho tem um ovo.
E o ovo, redondinho,
Tem lá dentro um passarinho
Novo.


Para vencer semejante reto son necesarias unas habilidades especiales, que Carlos Silva dispone en abundancia. Una presencia discreta que sabe controlar sin embargo la situación, y que se caracteriza por ‘ir al grano’, es decir, por un pragmatismo manipulador sin impostación alguna. Fiel al nombre de la compañía, el estilo de Silva se centra en lo ‘elemental’, en lo verdadero que subyace a las pequeñas acciones de la vida. Y por ello conecta de inmediato con el público infantil, que sabe discernir entre la esencia y lo fatuo. No por nada, y anticipándome a la noticia que aparecerá en el próximo artículo de Titeresante, el Premio del Jurado Infantil del FIMO de este año ha sido para ‘O Ninho’, de Partículas Elementales.”